TÉCNICAS FUNDAMENTALES PARA TRATAR CON EL PRÓJIMO
Del libro "Cómo ganar amigos e influir sobre las personas", de Dale Carnegie.

NOTA: En esta entrada adjunto varias de las técnicas
y consejos que D.Carnegie comparte con nosotros
en la primera parte de su libro "Cómo ganar amigos e
influir sobre las personas". Durante la búsqueda de
información para ayudarme a revertir mi fobia Social,
en varias oportunidades, me recomendaron la lectura
y práctica de varios de los recursos de este libro. Por
eso en esta y en las sucesivas Entradas haré breves
resúmenes de algunos Capítulos que nos podrían servir
de ayuda a la hora de relacionarnos con los demás.

Si quiere usted obtener el mayor beneficio de este libro, hay un requerimiento indispensable, ¿Cuál es este requisito mágico? Un profundo, impulsivo deseo de aprender, una vigorosa decisión de aumentar su capacidad para tratar con la gente. Si quiere usted obtener un beneficio real, duradero, no piense que bastará con leerlo una vez a la ligera. Después de leerlo detenidamente, hojéelo a menudo. Piense usted cómo contribuirá su dominio a llevarle a obtener una vida más feliz, rica, plena. Diciéndose una y otra vez:

"Mi felicidad, mi valor y mi popularidad dependen en grado no pequeño, de mi habilidad para tratar con la gente".
Aprendemos haciendo. Aplique estas reglas en todas las oportunidades, si no procede así, las olvidará rápidamente. Sólo el conocimiento que se practica persiste en nuestro espíritu.

1-"SI QUIERES RECOGER MIEL, NO DES PUNTAPIES A LA COLMENA"
¿Conoce usted a alguien a quien desearía modificar y mejorar? ¡Bien! Espléndido. Yo estoy en su favor. Pero, ¿por qué no empezar por usted mismo? Desde un punto de vista puramente egoísta, eso es mucho más provechoso que tratar de mejorar a los demás. Sí, y mucho menos peligroso.
La crítica es inútil porque pone a la otra persona en la defensiva, y por lo común hace que trate de justificarse. La crítica es peligrosa porque lastima el orgullo, tan precioso de la persona, hiere su sentido de la importancia y despierta su resentimiento.
Comprendamos que la persona a quien queremos corregir y censurar tratará de justificarse probablemente, de censurarnos a su vez.
Cualquier tonto puede criticar, censurar y quejarse, y casi todos los tontos lo hacen. Pero
se necesita carácter y dominio de sí mismo para ser comprensivo y capaz de perdonar.


En lugar de censurar a la gente, tratemos de comprenderla. Tratemos de imaginarnos
por qué hacen lo que hacen.


Eso es mucho más provechoso y más interesante que la crítica; y de ello surge la simpatía, la tolerancia y la bondad. "Saberlo todo es perdonarlo todo."
Ya dijo el Dr. Johnson: "El mismo Dios, señor, no se propone juzgar al hombre hasta el fin de sus días". Entonces. ¿por qué hemos de juzgarlo usted o yo?


REGLA 1:
No critique, no condene ni se queje.


2-EL GRAN SECRETO PARA TRATAR CON LA GENTE
Sólo hay un medio para conseguir que alguien haga algo. ¿Se ha detenido usted alguna vez a meditar en esto? Sí, un solo medio. Y es el de hacer que el prójimo quiera hacerlo. Recuerde que no hay otro medio.

Hay un anhelo casi tan profundo, casi tan imperioso como el deseo de alimentarse y dormir, y ese anhelo se ve satisfecho muy rara vez. Es lo que llama Freud "el deseo de ser grande". Es lo que llama Dewey "el deseo de ser importante".
Si usted me dice cómo satisface sus deseos de ser importante, le diré qué es usted. Eso es lo que determina su carácter. Es la cosa más significativa que hay en usted.
Lincoln empezó una vez una carta con estas palabras: "A todo el mundo le agrada un elogio". William James dijo: "El principio más profundo del carácter humano es el anhelo de ser apreciado". Herir a la gente no sólo no la cambia, sino que es una tarea que nadie nos agradecerá.

La diferencia entre la apreciación y la adulación es muy sencilla. Una es sincera y la otra no.

Una procede del corazón; la otra sale de la boca. Una es altruista; la otra egoísta. Una despierta la admiración universal; la otra es universalmente condenada. Hay un viejo dicho que yo he escrito en una hoja y pegado en el espejo del baño, donde lo veo todos los días:
"Pasaré una sola vez por este camino; de modo que cualquier bien que pueda hacer o cualquier cortesía que pueda tener para con cualquier ser humano, que sea ahora. No la dejaré para mañana, ni la olvidaré, porque nunca más volveré a pasar por aquí."
Si dejamos de pensar en nosotros mismos por un rato y comenzamos a pensar en las buenas cualidades del prójimo, no tendremos que recurrir a la adulación, tan barata y tan falsa que se la conoce apenas sale de los labios. Una de las virtudes más descuidadas de nuestra existencia cotidiana es la apreciación. De un modo u otro, descuidamos elogiar a nuestro hijo o hija cuando trae una buena nota de la escuela, y rara vez alentamos a nuestros hijos cuando logran hornear una torta o construir una casita para pájaros. Nada les agrada más a los niños que esta especie de interés y aprobación de sus padres.
La próxima vez que usted disfrute de una buena cena, mándele sus felicitaciones al chef. Todo sacerdote, conferencista u orador público sabe lo descorazonador que resulta entregarse a un público y no recibir de éste ningún comentario apreciativo. Y lo que se aplica a profesionales se aplica doblemente a obreros en oficinas, negocios y talleres, y entre nuestras familias y amigos. En nuestras relaciones interpersonales nunca deberíamos olvidar que todos nuestros interlocutores son seres humanos, y como tales hambrientos de apreciación. Es la ternura legal que disfrutan todas las almas.
Trate de dejar un rastro de pequeñas chispas de gratitud en sus jornadas. Le sorprenderá
ver cómo encienden pequeñas llamas de amistad que vuelven a brillar en su próxima visita.
Emerson dijo: "Todo hombre que conozco es superior a mí en algún sentido. En ese sentido, aprendo de él".


REGLA 2:
Demuestre aprecio honrado y sincero.


3-"QUIEN PUEDE HACER ESTO TIENE AL MUNDO ENTERO CONSIGO; QUIEN NO PUEDE, MARCHA SOLO POR EL CAMINO"

"La acción surge de lo que deseamos fundamentalmente...y el mejor consejo que puede darse a los que pretenden ser persuasivos, ya sea en los negocios, en el hogar, en la escuela o en la política es éste: primero, despertar en la otra persona un franco deseo. Quien puede hacerlo tiene al mundo entero consigo. Quien no puede, marcha solo por el camino".
Yo iba a pescar al estado de Maine todos los veranos. Personalmente, me gustan sobremanera las fresas con crema; pero por alguna razón misteriosa los peces prefieren las lombrices. Por eso, como cuando voy de pesca no pienso en lo que me gusta a mí, sino en lo que prefieren los peces, no cebo el anzuelo con fresas y crema. En cambio, balanceo una lombriz frente al pez y le digo: "¿Te gustaría comer esto?" .
¿Por qué hablar de lo que necesitamos o deseamos? Eso es infantil. Absurdo. Claro está que a usted le interesa lo que necesita o desea. Pero a nadie más le interesa. Los demás son como usted o como yo: les interesa lo que ellos desean o necesitan. De modo que el único medio de que disponemos para influir sobre el prójimo es hablar acerca de lo que él quiere, y demostrarle cómo conseguirlo.
Mañana querrá usted persuadir a alguien de que haga algo. Antes de hablar, haga una pausa y pregúntese: "¿Cómo puedo lograr que quiera hacerlo?"

"Si hay un secreto del éxito, reside en la capacidad para apreciar el punto de vista del prójimo y ver las cosas desde ese punto de vista así como del propio".

Bárbara Anderson, empleada de un banco en Nueva York, deseaba mudarse a Phoenix,
Arizona, en busca de mejor clima para la salud delicada de su hijo. Usando los principios que
había aprendido en nuestro curso, escribió la siguiente carta a doce bancos de Phoenix:


Estimado señor:

Mis diez años de experiencia bancaria podrían resultar de interés para un banco en crecimiento como el suyo.
En distintos puestos de la operatoria bancaria con la Bankers Trust Company de Nueva York, hasta llegar a mi puesto actual de gerente de área, he adquirido conocimiento de todas las fases del mundo bancario, incluyendo relaciones entre depositantes, créditos, préstamos y administración interna.
En mayo me trasladaré a Phoenix, y estoy segura de que si se me da la oportunidad podré contribuir al crecimiento de su institución. Llegaré a esa ciudad el 3 de abril, y le agradeceré que me permita mostrarle cómo puedo ayudar a su banco a alcanzar sus objetivos.
Sinceramente Bárbara L. Anderson

¿Recibió alguna respuesta a esta carta la señora Anderson? Once de los doce bancos la invitaron a presentarse para una entrevista, y posteriormente tuvo para elegir entre diversas ofertas de empleo. ¿Por qué? Porque la señora Anderson no les comunicó lo que ella quería; les escribió exclusivamente sobre cómo podía serles de utilidad a ellos; se concentró en los deseos de los bancos, no en los suyos.

Miles de vendedores recorren hoy las calles, cansados, decepcionados, sin buena paga. ¿Por qué? Porque sólo piensan en lo que ellos quieren. No comprenden que ni usted ni yo queremos comprar nada. Si quisiéramos, saldríamos a comprarlo. Pero a usted y a mí nos interesa siempre resolver nuestros problemas. Y si un vendedor puede demostrarnos que sus servicios o sus productos nos ayudarán a resolver nuestros problemas, no tendrá que esforzarse por vendernos nada. Ya lo compraremos nosotros. Y un cliente desea creer que él es quien compra, no que hay quien le vende.
El mundo está lleno de personas egoístas, aprovechadoras. De manera que los pocos individuos que sin egoísmo tratan de servir a los demás tienen enormes ventajas. No hay competencia contra ellos. Owen D. Young dijo: "El hombre que se puede poner en el lugar de los demás, que puede comprender el funcionamiento de la mente ajena, no tiene por qué preocuparse por el futuro".
Si por leer este libro gana usted una sola cosa: una creciente tendencia a pensar siempre
según el punto de vista de la otra persona, y ver las cosas desde ese ángulo; si usted
consigue tan sólo eso de este libro, bien podrá decir que ha subido un peldaño más en su
carrera.
Ver desde el punto de vista de la otra persona, y despertar en esa persona un deseo ferviente de algo, no debe confundirse con manipular a esa persona de modo que haga algo en detrimento de sus propios intereses. Ambos partidos deben salir ganando en la negociación.


REGLA 3:
Despierte en los demás un deseo vehemente.



En pocas palabras TÉCNICAS FUNDAMENTALES PARA TRATAR CON EL PRÓJIMO:

REGLA 1
No critique, no condene, ni se queje.

REGLA 2
Demuestre aprecio honrado y sincero.

REGLA 3
Despierte en los demás un deseo vehemente.


Del libro "Cómo ganar amigos e influir sobre las personas" Dale Carnegie. Descargalo gratis en : http://www.planetalibro.com.ar/




BlogBlogs.Com.Br

3 comentarios:

Mente Policromada dijo...

Yo tengo ansiedad social. Desearía quitármela de encima. Cada día lucho contra ella un poco más.

eftpsicologia dijo...

EFT (Emotional Freedom Techniques: Técnicas de Liberación Emocional en español) es un método de autoayuda revolucionario que actúa sobre cualquier emoción negativa de manera generalmente rápida, sencilla y altamente eficaz. La ansiedad, la tristeza, el miedo, las obsesiones, la ira, el sentimiento de culpa, la falta de autoestima alteran nuestra vida provocando un desequilibrio vital que afecta todas nuestras áreas: personal, familiar, social, profesional.
EFT equilibra nuestro sistema corporal y las emociones alteradas consiguiendo así el bienestar y la paz tan necesarias, funcionando cuando nada antes lo ha conseguido, notando sus efectos incluso desde la primera sesión.

http://eftpsicologia.blogspot.com

1personaje dijo...

Recomiendo el libro de técnicas para desarrollar las Habilidades Sociales de Elia Roca. Es un manual muy útil para practicar de forma accesible y sencilla ejercicios día a día y perder miedo a la interactuación entre personas. Yo tengo elevada incapacitación por ansiedad social diagnosticada y a mí me resulta útil Elia Roca para mejorar con resultados tangibles.

Publicar un comentario

Subscribe