La importancia de la Aceptación
en la Ansiedad Social



La fobia social tiene como componente fundamental el miedo al rechazo de los demás. Puede estar asociado a multitud de situaciones como hablar en público o ser centro de atención.

En muchos casos se produce un círculo vicioso. La situación provoca un miedo que se manifiesta en algunos síntomas de nerviosismo, que a su vez son una causa más de miedo a la situación.

Los pensamientos que surgen en esas situaciones son similares a algunos de los siguientes:

•“Se me va a notar nervioso”
•“Me voy a poner colorado”
•“Voy a temblar”
•“Mi voz no va a salir de forma adecuada” (me va a temblar, se va a cortar, “me va a salir demasiado débil”, etc.)
• “No voy a poder hablar de forma adecuada porque me voy a quedar en blanco o me voy bloquear”
•“Voy a aburrir a todos”. “Se van a sentir incómodos conmigo”
•“Voy a parecer tonto”
•“No se me ocurre nada interesante, van a pensar que soy un aburrido”
•“Van a creer que estoy mirando donde no es correcto”
• “Se me va a poner un gesto raro” (como cara de tonto, sonrisa inadecuada, etc.)

Los intentos de control de los “síntomas” de la fobia social Asociados a esos pensamientos y de forma automática, surgen los intentos de controlar los nervios, intentando controlar el rubor, el gesto, el temblor, la voz, la mirada, la mente para ser ocurrentes y espontáneos, el gesto,…

Son intentos de controlar reacciones automáticas de imposible, o muy difícil, control consciente. Cuando se trata de controlarlas conscientemente, lo único que se consigue es empeorar el problema. Por ejemplo:

1. El temblor aumenta por la tensión muscular que se hace para no temblar.

2. La voz sale rara y nada espontánea porque está hipercontrolada. Además el control de la voz no deja pensar en lo que se va a decir o se censura lo que se va a decir porque no va a salir de forma adecuada..

3. La mirada no se puede controlar del todo, porque mirando a un punto podemos ser conscientes de todo nuestro campo de visión, en donde entra seguramente lo que no queremos mirar.

4. Si nos concentramos en buscar algo que decir, perdemos el hilo de la conversación y, cuando se nos ocurre algo que decir, ya no es conveniente o no es adecuado y lo censuramos y nos callamos; pero si estando en silencio podemos parecer sosos. Realmente es una trampa mortal.

5. Controlar el gesto nos lleva también a no ser espontáneos.


Cualquier intento de control consciente de reacciones que hemos automatizado interfiere en el automatismo y lo único que consigue es que la conducta automática no se puede realizar.


Un esquema del tratamiento de la fobia social según la terapia de aceptación y compromiso

Valores
Para enfrentar la posibilidad del rechazo hay que tener una motivación importante. Los ejercicios para identificar los valores ayudan a su clarificación y definición personal. Hay que tener en cuenta que los valores están siempre asociados al sufrimiento que se tiene. Por ejemplo, uno de los valores fundamentales que tienen las personas con fobia social son las relaciones sociales. Si no fuera así, su sufrimiento sería mucho menor.

Determinación
Analizar la huída frente al enfrentamiento a las situaciones temidas ayuda a darse cuenta de las diferencias de sentimientos que deja la actitud de enfrentarnos a las situaciones luchando por aquello que deseamos, frente a la actitud asociada a la evitación.

De esta forma podemos llegar a tomar la determinación de llegar a aceptar la ansiedad que tememos, porque sentiremos y sabremos que es mejor que evitarla.

Aceptación
Si merece la pena enfrentarse a las situaciones temidas por mucho miedo que pasemos, es conveniente saber cómo se vencen los miedos. Los miedos se superan enfrentándose a ellos SIN DAR RESPUESTAS DE EVITACIÓN. En el caso de la fobia social, no basta con acudir a las situaciones en las que se sufre la ansiedad, porque en ellas también se están dando respuestas de evitación, por ejemplo, no se mira a la cara, no se habla, se busca de forma insistente algo que decir, se disimula, etc.

Si la lucha para controlar las conductas automáticas que se disparan en las situaciones de ansiedad y que son la causa de más ansiedad, lo único que consigue es incrementarlas, la solución pasa por su aceptación, por dejar la lucha inútil. La aceptación hay que considerarla diferente de la resignación de aguantar. Ese entrenamiento nos va a permitir llevar a cabo la aceptación en las situaciones sociales, que consiste en centrarse en las tareas y en los objetivos que nos importan realmente en esa situación concreta en lugar de esforzarnos en controlar y evitar nuestras reacciones automáticas.

Vivir el presente
La aceptación es incondicional. Cuando aceptamos una experiencia interna, como un miedo, la ansiedad o cualquiera de los síntomas que querríamos ocultar en una situación social, lo hacemos sin condiciones, es decir, venga lo que venga. Nos entrenamos empezando aceptando lo que sentimos cuando pensamos en la catástrofe que nos adelanta nuestra mente.

La mente nos dice que no vamos a poder aceptar lo que nos va a venir en las situaciones tremendas que tanto tememos, le hemos de contestar que puede que sea cierto, ahora bien, vamos a aceptar lo que sentimos en ese momento. Estamos dispuestos a todo; pero centrados en el presente, cada cosa a su tiempo, el futuro nos vencerá; pero lo que tengo que enfrentar ahora es lo que siento en este momento. Cuando llegue la tremenda catástrofe la voy a enfrentar con determinación;… cuando llegue, ahora aceptamos lo que estamos sintiendo ahora. Hemos de vivir el presente.

Desactivación del pensamiento
Nuestro pensamiento nos lleva a un futuro incierto e imposible y nos dice que ya, ahora mismo, hemos de hacer todo lo que esté en nuestras manos para superarlo. En la fobia social predice que nos vamos a poner nerviosos y que se nos va a notar. Cuando pensamos en una sensación concreta la potenciamos, aumentamos su probabilidad. La solución pasa por aceptar el pensamiento y desactivarlo, es decir, ser conscientes de lo que estamos pensando, dejar que el pensamiento esté ahí sin discusión; pero no haciendo lo que nos dice. En el caso de la fobia social, se trata de tener el pensamiento de que nos van a rechazar, aceptarlo con sus consecuencias, es decir, con el miedo y la ansiedad que nos provoca y hacer lo que realmente nos importa: la acción comprometida con nuestros valores y objetivos. El entrenamiento para desactivar el pensamiento se hace a través de la exposición en la imaginación.

Descubriéndonos a nosotros mismos: el YO.
El concepto que tenemos de nosotros mismos lo construimos en la interacción con los demás. Por eso, uno de los efectos más devastadores de la fobia social es que al seguir los impulsos de evitación que genera el miedo en las situaciones sociales no nos dejará ser nosotros mismos al no mostrar nuestros pensamientos, sentimientos, sensaciones y emociones a los demás. Cuando no los mostramos, la imagen social está distorsionada y el concepto que tenemos de nosotros mismos, finalmente, se deteriorará.

Atreverse a ser uno mismo, a decir lo que se quiere decir en la situación o callarse cuando no hay nada que decir, es difícil. Nos tenemos que arriesgar al rechazo, a quedar mal delante de las personas más significativas a que se nos note débiles, tontos, incapaces, etc.

El riesgo merece la pena porque nos va a permitir ser nosotros y para eso, merece la pena sentir la ansiedad que sea preciso.

Para entrenarse a aceptar el riesgo primero hemos de tener en cuenta nuestro YO más profundo: el YO como contexto, comprobando que somos los mismos mientras nuestras circunstancias y nuestros pensamientos, sentimientos, sensaciones y emociones cambian. Así nos será más fácil atrevernos a ser asertivos para poderse expresar es un paso necesario para descubrir nuestro yo como proceso y poder mostrar quienes somos a todo el mundo y poniéndonos en contacto con nuestro yo más interno.






Extraido de: http://www.aceptacion.es/aplicaciones/Fobia_social.html
"Tratamiento de la fobia social aplicando el Curso Terapéutico de Aceptación "
Dr. José Antonio García Higuera

1 comentarios:

Goathemala dijo...

Hola, te de devuelvo la visita que me hiciste hace unas semanas. Así de desastre soy.

Blogs como el tuyo debieran mostrarse a todos aquellos que creen que las bitácoras son meros diarios personales.

Yo sé que tengo fobia social desde siempre (me da un resultado altísimo en el test); y que, además, se acentuó por una enfermedad crónica que parece que por fin, tras una década y media, comienzo controlar.

Tienes mucha razón con lo enfrentarse a los miedos y más razón aún si cabe con lo de desactivar el pensamiento. Esto último lo estoy aprendiendo recientemente.

En fin, vendré por aquí a aprender.

Saludos.

Publicar un comentario

Subscribe