Ansiedad, pánico, pensamientos y fobia social
EL CÍRCULO VICIOSO DEL PÁNICO

Las crisis de pánico se producen al ponerse en marcha la reacción de alarma o sistema de alarma (punto c del dibujo) que es un mecanismo reflejo del organismo que tiene como misión ponernos a salvo (mediante la huida, la búsqueda de ayuda, etc.) cuando afrontamos una situación que pone en peligro nuestra supervivencia.

1) Sensaciones Internas (debidas a la ansiedad o similares)
2) Reacción de alarma
3)Interpretación catastrofista de esas sensaciones

Pero, en las crisis de pánico, esta reacción de alarma se pone en marcha sin que exista un peligro real, por lo que también se les llama falsas alarmas. Estas falsas alarmas se producen porque evalúas como peligrosas ciertas sensaciones internas que, en realidad, no pueden hacerte ningún daño y que todos podemos experimentar, en mayor o menor grado, cuando estamos nerviosos.
Explicaremos cada uno de los puntos del dibujo del círculo vicioso:

Punto 1: sensaciones internas
Las sensaciones internas que pueden dar lugar al pánico, suelen ser algunas de las siguientes: palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca; sudor, escalofríos o sofocaciones; temblores o sacudidas; sensación de ahogo, de falta de aliento o de atragantamiento; opresión o malestar en el pecho; náuseas o molestias abdominales; mareo; inestabilidad; desrealización (sensación de irrealidad); despersonalización (sentirse como separado de uno mismo), o parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo).
Estas sensaciones son, en principio, normales y típicas en la ansiedad; pero pueden alcanzar una intensidad mucho mayor, al ser interpretadas en forma catastrófica.


Punto 2: interpretaciones catastrofistas
Las interpretaciones catastrofistas responsables del pánico, suelen concretarse en la creencia de que las sensaciones internas (a) son peligrosas, y de que al experimentarlas estás a punto de morir, volverte loco o perder el control. En una minoría de casos, pueden limitarse a la creencia de que dichas sensaciones son terribles y no pueden soportarse.

Punto 3: reacción de alarma
Como señalábamos antes, la reacción de alarma (también llamada activación del programa de pánico) es un mecanismo reflejo del organismo (como la capacidad de succionar, respirar, etc.) cuya misión es ayudarnos a sobrevivir cuando afrontamos un peligro. La activación de ese sistema de alarma produce las emociones, sensaciones y conductas típicas del pánico. Sin embargo, esta reacción puede producirse aunque no exista un peligro real, basta con que creamos que estamos en peligro.

¿Cómo se pone en marcha el círculo vicioso del pánico?
Si al notar alguna de esas sensaciones (por ej., percibir las cosas en forma extraña), piensas que significan que va a ocurrirte algo terrible (ej., que te estás volviendo loco), te pones más nervioso y, por tanto, aumentan tus sensaciones (recuerda que son sensaciones típicas de la ansiedad).
Dicho de otra forma, al pensar que estás en peligro se pone en marcha tu sistema de alarma (punto c) que, entre otras cosas, conlleva un aumento de las sensaciones internas (punto a).
Ese aumento de sensaciones, sueles interpretarlo como "prueba" de que tu estado no es normal y de que algo malo te está pasando (b), con lo cual aumenta más aún tu ansiedad y las sensaciones derivadas de ella; es decir, se activa con mayor fuerza tu sistema de alarma (c). Así se forma la espiral, o círculo vicioso, que puede acabar en una crisis de pánico.

Si analizas todo eso, te darás cuenta de que:
1) las reacciones que experimentas cuando sufres una crisis de pánico son algo normal, dado que en ese momento estás convencido de que te hallas en peligro, y

2) la crisis te las provocas tú mismo, al interpretar como amenaza unas sensaciones normales, que aumentan en intensidad sólo en la medida en que crees que estás en peligro.

Algunas personas encuentran difícil detectar las interpretaciones catastrofistas de las sensaciones que temen. Pero, se ha demostrado que éstas pueden producirse sin que sean accesibles a la conciencia (como ocurre en la propaganda subliminal, que induce al consumo de determinados productos sin que uno se dé cuenta del mensaje que le lleva a consumirlos). En cualquier caso, los pensamientos catastrofistas suelen hacerse más conscientes si aprendemos a prestarles atención.
LA ANSIEDAD, EL PÁNICO Y SU PAPEL DE AYUDA A LA SUPERVIVENCIA
La ansiedad es una reacción normal, con la que nos ha dotado la naturaleza, para ponernos a salvo cuando afrontamos algún peligro. La crisis de pánico o estado de ansiedad aguda es una reacción automática y refleja, cuya misión es ayudarnos a sobrevivir, y que se pone en marcha cuando percibimos un peligro grave e inminente.

COMPONENTES DE LA ANSIEDAD Y EL PÁNICO
Para comprender mejor la ansiedad y el pánico, suele ser útil analizarlos en sus tres niveles: el biológico, el cognitivo y el conductual.

El componente biológico de la ansiedad incluye las sensaciones internas que podemos notar cuando estamos nerviosos, como: temblor, mareo, taquicardia, flojedad en las piernas, etc.; que en las crisis de pánico alcanzan una intensidad mayor por el mecanismo del círculo vicioso. Las sensaciones temidas varían de unas personas a otras. Así, quienes temen sufrir un infarto, suelen temer las sensaciones de: taquicardia, palpitaciones, opresión o dolor en el pecho, etc. Pero esas sensaciones pueden ser consideradas irrelevantes por otros pacientes, que sufren crisis de pánico pero que no temen una enfermedad cardiaca (ej., por quienes temen volverse locos al percibir las cosas en forma extraña).

El componente conductual de la ansiedad y el pánico incluye la tendencia a evitar, huir, escapar, buscar ayuda y hacer cualquier cosa que pueda ayudarte a librarte del "peligro". Así, algunos pacientes acuden a urgencias, toman ansiolíticos, se refugian en su casa; evitan actividades como tomar cafeína, hacer deporte, tener relaciones sexuales o realizar cualquier esfuerzo físico; evitan diversas situaciones como estar solos, conducir, hacer colas, viajar o usar transportes públicos; o acuden a esos lugares sólo si van acompañados por personas de confianza o si llevan con ellos fármacos u otros objetos con los que se sienten más seguros.

El componente cognitivo de la ansiedad se refiere principalmente al conjunto de creencias, pensamientos e imágenes, con contenido de peligro; que en el caso del pánico, suelen ser pensamientos e imágenes de que estás en peligro de morir, volverte loco o perder el control (aunque en una minoría de casos, los pensamientos relacionados con el pánico pueden limitarse a la creencia de que las sensaciones temidas son algo terrible, que no puede soportarse). Estos pensamientos se producen en forma automática, es decir, involuntaria, una vez que se pone en marcha el círculo vicioso del pánico. En el momento de la crisis, y en menor grado después de ella, la persona afectada teme que le ocurra algún tipo de catástrofe como: sufrir un infarto, tener una trombosis, asfixiarse, o perder el control. Por ej., si un conocido ha sufrido recientemente un ataque cardiaco y notas palpitaciones, puedes creer que estás sufriendo un infarto.

Los tres componentes (el fisiológico, el conductual y el cognitivo) se hallan siempre presentes cuando se activa un estado de ansiedad, y cada uno de ellos influye en activar o desactivar a los otros. Pero se ha demostrado que el componente principal es el de los pensamientos, imágenes y creencias.

LA IMPORTANCIA DE LOS PENSAMIENTOS
Según la psicología cognitiva, cuando experimentamos cualquier alteración emocional, lo que nos altera no son las cosas en sí, sino lo que pensamos de ellas. Por tanto, si al notar determinadas sensaciones, creemos que significan que nos está pasando algo terrible, reaccionaremos con el mismo terror y ansiedad como si fuese cierto.
Sensaciones normales
en la ansiedad ej., latido

Interpretación
catastrofista de esas
sensaciones
ej., "puedo sufrir un infarto"

Activación del sistema de alarma
Incluye el aumento de esas y
otras sensaciones.
Lo interpretas como confirmación de que
algo terrible te está sucediendo


Para que comprendas mejor el papel de los pensamientos en la ansiedad y el pánico pondremos un ejemplo. Si un desconocido te gasta una broma pesada, apuntándote con una pistola de plástico que te parece de verdad, responderás con una reacción de pánico similar a la que experimentas durante una crisis, porque te habrás sentido amenazado de muerte, aunque después compruebes que no existía un peligro real.
Algo parecido ocurre en tus crisis de pánico: te engañas a ti mismo creyendo que las sensaciones que notas indican que estás en peligro, y te asustas de tu propia mentira.

ASPECTOS POSITIVOS DE LA ANSIEDAD Y EL PÁNICO

Como señalábamos antes, la crisis de pánico (activación del programa de pánico o sistema de alarma) es la reacción natural del organismo ante una amenaza grave e inminente que pone en peligro la supervivencia. Su objetivo es el de protegernos, preparándonos para la lucha, la huida o la búsqueda de ayuda.
La reacción de pánico ante una situación de peligro real, es un mecanismo de supervivencia que resulta muy evidente cuando los humanos tienen que afrontar formas de vida más peligrosas que la nuestra, como ocurría a nuestros antepasados, los hombres primitivos.
Pero, incluso en nuestro ambiente, a veces resulta esencial que al enfrentarnos con una amenaza vital reaccionemos en forma automática para ponernos a salvo. Imagina por ejemplo, lo útil que puede ser una reacción instantánea de pánico y huida, si estás a punto de ser atropellado por un coche, o si te encuentras con un toro bravo que acaba de escapar y se dirige hacia ti.
  • PERCEPCIÓN DE PELIGRO
    (real o imaginario)
  • Activación instantánea del SISTEMA DE ALARMA
    Incluye: aumento de sensaciones, y conductas de evitación
Como es lógico, ese mecanismo -con el que nos ha dotado la naturaleza para ayudarnos a sobrevivir- no supone en sí mismo ningún peligro; es decir, el pánico no nos puede producir ningún daño. Esto se ha comprobado en numerosas investigaciones, y si tu problema persiste desde hace tiempo y has experimentado muchas crisis, habrás comprobado por ti mismo que nunca te han hecho ningún daño, más allá del miedo.
Así pues, la función del pánico es ponernos a salvo cuando nos hallamos ante un peligro real ya que, además de impulsarnos a huir o a buscar ayuda, también hace que aprendamos a evitar, en el futuro, las situaciones peligrosas que lo desencadenan.
El único problema con tus crisis de pánico es que tu reacción de alarma se pone en marcha sin que exista un peligro real. La pones en marcha tú mismo al interpretar como peligro unas sensaciones que son normales en la ansiedad, y que se incrementan porque aumenta tu ansiedad al pensar que estás en peligro.
Por eso, el principal objetivo del tratamiento es que dejes de hacer falsas evaluaciones de peligro, para que no se active tu sistema de alarma-pánico cuando no te hallas en situación de peligro real. Esto lo conseguiremos rompiendo la parte del círculo vicioso que te lleva a evaluar como amenazadoras las sensaciones normales que todos notamos cuando estamos nerviosos.
Cuando aprendas a experimentar esas sensaciones, sin hacer interpretaciones catastrofistas, ya no se producirá el círculo vicioso y, por tanto, tus sensaciones de ansiedad se mantendrán en los niveles normales y deseables que experimenta cualquier persona sana.



Fuente: Elia Roca Villanueva. Psicóloga Clínica. Hospital Clínico Universitario. Valencia (España)

6 comentarios:

Dr. Augusto dijo...

Excelente articulo, ejemplifica muy bien el como es todo el ciclo completo y mucha gente se puede sentir identificada. Te hemos agregado anuestros links recomendados. Esperamos tu visita de nuevo en www.centroap.com/blogs

sebastian dijo...

sufro de esto y voy a poner pilas para curarme,por que es bastante complicado vivir con este tipo de historias me siento sumamente identificado con esto...me pasa tal cual y no me trate con nadie.

Loreto dijo...

GRACIAS por este importante Blog, ademas de estar en tratamiento veo que aca encontre muchas cosas que me ayudaran!!! Dios-Universo les bendiga Siempre. Los pondre en mi blog.Saludos.

magayl donaire dijo...

Hola:
Los invito a conocer una cura para la ansiedad es un programa completo que ataca el problema de raíz y no volverás a recaer, visita http://www.arteymedia21.com/saludybelleza05.htm

Lo ha probado un amigo con excelentes resultados.
El sistema enfoca todos los elementos a considerar para lograr un estado emocional estable, sin miedos, ni pánicos, establece exactamente cómo, qué y cuándo hacer una determinada acción, porque la idea es regular la bioquímica del cuerpo y que por sí solo se recupere, claro el enfoque es de adentro hacia afuera, un sistema orgánico y completo, la verdad creo en ese sistema y por eso lo comparto. saludos!

Adryanne dijo...

Hola:

Gracias por la información y muchas felicidades por su espacio.

He visto muchos casos de pánico y/o ansiedad por Internet, considero que es un tema importante para ayudar en términos conceptuales e informar de algunos tratamientos naturales que se pueden implementar para controlar las emociones.

Los invito a conocer mi blogger donde escribo sobre pánico y ansiedad, para ayudar a las personas a conocer más de esta enfermedad. También dejo algunas alternativas de solución usando tratamientos naturales en mi blogger.

Saludos.

Alejandra Eloisa dijo...

Hola la primera vez que empezó con ansiedad tenía 16 años, ahora tengo casi 26, la primera vez lo pase muy mal era algo con lo que no podía vivir, he tenido altibajos, ahora tengo una familia y dos niños y tengo a veces temporadas.. os aconsejo que intentéis pensar en lo más positivo que tengáis en vuestras vidas, que la vida es muy bonita y todo esto que nos pasa tenéis que pensar que gracias a Dios es algo de lo que podemos curarnos. Si no puedes hacerlo por ti te ayudo con una recomendación que yo usé porque una amiga me lo recomendó, es en el blog. Encontré la web http://queremedios.blogspot.com.es/2014/02/combatir-ataques-de-panico-y-ansiedad.html estuve sufriendo durante años de depresión y pánico , y con la ayuda que leí en el blog pude mejorar notablemente, hoy por hoy no sufro de pánicos ni de ansiedad, la verdad ayuda y lo mejor que hace cambiar totalmente tus pensamientos, claro con todos los pasos a seguir en el libro eléctrico muy completo que tuve y que gracias a esos especialistas que dan la guía en el blog es que pude ponerlos en práctica y mejorar totalmente. Se los aconsejo lo dejo como una ayuda.

Publicar un comentario

Subscribe